La Representación Obligatoria en el No Residente

representacion-del-no-residente

Los considerados No Residentes Fiscales en España tienen dos formas de obtener algún tipo de renta (ingresos): mediante establecimiento permanente o sin mediar establecimiento permanente.

En el primer caso, con establecimiento permanente[1], se tributará por la totalidad de la renta imputable a dicho establecimiento, independientemente del lugar en que se obtenga la renta, haciendo una declaración anual y compensando operaciones entre las rentas generadas, ya sean positivas o negativas.

Para el caso de no tener establecimiento permanente se tributará de forma separada por cada devengo (operación) que esté sometida a gravamen en España, ya sea de forma total o parcial, sin que en este caso se pueda compensar cantidad alguna entre operaciones.

Pues bien, cuando se opera a través de establecimiento permanente será obligatorio nombrar un representante. Pero veamos qué tipos de representación existen en nuestra Ley General Tributaria (en adelante, LGT):

  1. Representación Legal.
  2. Representación Voluntaria.
  3. Representación Fiscal del No Residente.

En cuanto a la Representación Legal, se consideran representantes legales a las personas que actúan en nombre de quienes carecen de capacidad de obrar; a quienes ostentan la titularidad de los órganos de representación de las personas jurídicas (empresas), es decir, sus administradores; y a quien ostente la representación de entidades sin personalidad jurídica.

En este sentido se puede considerar representante a la persona que figura inscrita como tal en algún registro público (por ejemplo el Registro Mercantil), teniendo que inscribirse la renuncia o dimisión en éste y siendo válidas las notificaciones realizadas por el representante hasta la inscripción. Por ello es muy importante comunicar cualquier modificación e inscribirla en los registro a tal efecto.

La Representación Voluntaria se realiza por cualquier persona con capacidad de obrar y se acredita por cualquier medio admitido en Derecho, siendo válidas las representaciones por documentos normalizados aprobados por la Administración, ya sea una simple autorización o un poder notarial cuando así se requiere.

Tan importante es la representación que cuando se pretende renunciar a ella debe hacerse de forma fehaciente, es decir, la renuncia no produce efectos hasta que no se acredita la comunicación al obligado tributario. Así ocurre también con la revocación, que debe acreditarse documentalmente ante la Administración y en ningún caso supondrá la nulidad de las actuaciones realizadas hasta el momento con el representante.

Por ello, la más arriesgada para el representante es la Representación Fiscal del No Residente, pues en este caso el representante fiscal, para los supuestos de Establecimiento Permanente y Entidades en régimen de atribución de rentas extranjeras, será responsable solidario, es decir, obligado al pago de los impuestos que puedan corresponderle al contribuyente. Esto significa, ni más ni menos, que deberá pagar los impuestos que no satisfaga su representado.

¿Cómo debe entonces realizarse la renuncia o revocación? Pues ante la Administración se vienen admitiendo las siguientes formas:

  1. Comunicación fehaciente por burofax con acuse recibo y certificado de contenido.
  2. Personación de ambas partes ante notario.
  3. Personación de ambas partes ante la administración.

El riesgo de ser representante es alto, pues es posible encontrarse con la ausencia del representado y por tanto con la imposibilidad de comunicar la renuncia, razón por la cual se deben tomar las cautelas oportunas en las representaciones. Pero si además atendemos a la responsabilidad solidaria del representante en ciertos casos, entonces el riesgo puede tornarse en inasumible.

Veamos entonces ¿en qué casos es obligatorio nombrar representante? Los No Residentes (personas físicas y jurídicas), están obligados a nombrar representante en los siguientes casos:

  1. Cuando se opera a través de Establecimiento Permanente.
  2. Cuando se realizan actividades económicas en España sin Establecimiento Permanente.
  3. Cuando así lo requiera la Administración Tributaria expresamente.
  4. Y cuando personas físicas o jurídicas residentes en países o territorios con los que no existe efectivo intercambio de información (normalmente paraísos fiscales), son titulares de bienes situados en territorio español.

La obligación de nombrar representante debe comunicarse a la Administración en el plazo de 2 meses desde el nombramiento y debe haber una aceptación expresa del nombrado.

En personas jurídicas el incumplimiento de este nombramiento faculta a la Administración Tributaria para considerar representante al que figure como tal en el Registro Mercantil.

El representante, por supuesto, debe ser una persona física o jurídica que sea residente en España, el incumplimiento de este nombramiento, cuando es obligatorio, trae como consecuencia una multa de 2.000 euros, que asciende hasta 6.000 euros para los residentes en países sin intercambio efectivo de información (paraísos fiscales normalmente).

Por último y muy importante, también es responsable del pago de los tributos, además del representante fiscal, el pagador de los rendimientos satisfechos al No Residente sin Establecimiento Permanente, así como el depositario/gestor de los bienes afectos a un Establecimiento Permanente por las rentas cuyo depósito o gestión tenga encomendado (aunque en algunos casos no será exigible si existe obligación de retener).

Por ejemplo, supongamos un No Residente titular de un inmueble en España que lo alquila para vivienda a un matrimonio que sí reside fiscalmente en España, en este caso el obligado a retener cierta cantidad mensual es el matrimonio inquilino, y será este matrimonio el obligado al pago de dicha retención aunque desconozca que el propietario es No Residente.

Por tanto, recomendamos acudir a abogados fiscalistas expertos en la materia, porque un simple contrato de alquiler, y otra infinidad de operaciones, pueden dar lugar a muchos quebraderos de cabeza.

[1] A efectos del Impuesto sobre la Renta de No Residentes se entiende que una persona opera mediante establecimiento permanente en territorio español, cuando por cualquier título disponga en el mismo, de forma continuada o habitual, de instalaciones o lugares de trabajo de cualquier índole, en los que realice toda o parte de su actividad, o actúe en él por medio de un agente autorizado para contratar, en nombre y por cuenta del no residente, que ejerza con habitualidad dichos poderes.

En particular, se entiende que constituyen establecimiento permanente: las sedes de dirección, las sucursales, las oficinas, las fábricas, los talleres, los almacenes, tiendas u otros establecimientos, las minas, los pozos de petróleo o de gas, las canteras, las explotaciones agrícolas, forestales o pecuarias o cualquier otro lugar de exploración o de extracción de recursos naturales, y las obras de construcción, instalación o montaje cuya duración exceda de 6 meses.

 

Jesús R. Ballesteros

Jesús es Economista y Abogado, estudió la licenciatura de Economía en la Universidad de Navarra, es Máster en Tributación por Garrigues, donde comenzó a trabajar en la oficina de Granada, pasó por otros dos despachos multinacionales de reconocido prestigio mientras estudiaba Derecho en Madrid, hasta que finalmente constituyó Ruiz Ballesteros Abogados y Asesores Fiscales a principios de 2006. Jesús es colaborador habitual de medios de comunicación cuando tratan temas empresariales, fiscales y jurídicos, como Radio Intereconomía en el programa “Foro Fiscal”, Cadena Ser y Ondacero. Doctorando en la Universidad de Granada con una Tesina titulada “Intercambio internacional de información tributaria y Paraísos Fiscales”, que defendió ante el tribunal correspondiente obteniendo el DEA en Derecho Financiero y Tributario con Sobresaliente. El título de su Tesina deja claro que ha profundizado como pocos en este ámbito del derecho, lo que le facilita el trabajo actual en fiscalidad internacional. Autor del libro “Cómo rentabilizar tu declaración de la renta” e ideólogo y desarrollador de la primera aplicación jurídica en España dedicada a la descarga de modelos de documentos legales, Paxtum. Profesor-Colaborador del Instituto Superior de Derecho y Economía (ISDE), para las materias de Derecho Mercantil y Derecho Financiero-Tributario, siendo así co-autor de los libros teóricos de ambas áreas y del libro de “casos prácticos” de Derecho Financiero-Tributario. Experto en el sistema tributario español, fiscalidad internacional y derecho societario-mercantil, habla inglés y es el Director de nuestra empresa, Ruiz Ballesteros Abogados y Asesores Fiscales.

Deja un comentario