Se deroga la modificación de los alquileres recogida en el Real Decreto 21/2018

Hace unos días escribíamos un artículo titulado “Resumen de los cambios normativos en alquileres para 2019” que, aprobó el gobierno en el Real Decreto 21/2018 de 14 de diciembre. Sin embargo, pocos días después, este Real Decreto no se convalidó en el Congreso de los Diputados, volviéndose a aplicar la ley anterior, lo que puede suponer un quebradero de cabeza a todos aquellos que hayan firmado algún contrato de alquiler durante los días en los que ha estado vigente.

En este caso, les informamos de que quienes hayan firmado un contrato de arrendamiento entre el 19 de diciembre de 2018 y el 21 de enero de 2019, sí que tendrán que acogerse a los cambios en esta materia. Por lo que a los contratos acordados en esas fechas se le aplicarán los cambios que expusimos en nuestro artículo de fecha 8 de enero de 2019, que puedes ver en el siguiente enlace.

Por tanto, nuevamente, a los contratos de arrendamiento que se firmen después del 21 de enero de 2019, se les aplicará la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos, cuya reglamentación básica, recordamos, es la siguiente:

1. Duración de los contratos y sus prórrogas:

La duración del arrendamiento es la libremente pactada por las partes y si ésta fuera inferior a 3 años llegado el día del vencimiento del contrato el Arrendatario podrá exigir que se prorrogue hasta alcanzar dicho plazo, salvo que el arrendatario manifestase al arrendador su voluntad de abandonar el inmueble.

Esto supone que, los inquilinos que arrienden un inmueble podrán disponer de éste mediante su correspondiente pago, hasta un periodo de al menos 3 años sin que el arrendador pueda echarlos, amparándoles así la Ley, eso sí, con excepción de los supuestos recogidos en la ley.

Una de estas excepciones, la más conocida y utilizada, es:

Que el arrendador tenga la necesidad de usar dicha vivienda para sí o para sus familiares de primer grado de consanguinidad o por adopción, o para su cónyuge con sentencia de separación, divorcio o incluso nulidad matrimonial, el arrendador deberá proceder con dicho cambio de vivienda en el plazo de 3 meses.

Si llegados los 3 años de duración del contrato y ninguna de las partes ha comunicado a la otra su intención de resolver el contrato, éste se prorrogará de forma automática durante 1 año más.

2. Límite de la fianza:

La fianza del inmueble para uso de vivienda no podrá ser superior a un mes si el arrendamiento es de vivienda, o a dos meses si el arrendamiento es por un local u oficina, es decir, para uso distinto de vivienda.

Las partes podrán pactar cualquier tipo de garantía en cumplimiento del contrato, de forma adicional a la fianza. Una vez finalizado el contrato la fianza deberá devolverse en el plazo de un mes, si no se restituye en dicho plazo, entonces devengará el interés legal del dinero.

3. Responsabilidad de los gastos:

En el contrato de alquiler se podrá acordar que los gastos de sostenimiento del inmueble, que no sean susceptibles de individualización, serán a cargo del inquilino (arrendatario). Si este concepto se reflejase en el contrato firmado por ambas partes, entonces deberá añadirse la cantidad exacta anual por estos gastos, para evitar cualquier tipo de duda.

Los gastos por servicios con que cuente el inmueble, que se individualicen mediante aparatos contadores, como, por ejemplo, la luz, el teléfono o el agua, serán en todo caso a cuenta del arrendatario.

4. Conservación de la vivienda:

El propietario del inmueble queda por medio de esta ley obligado, sin derecho a elevar la renta, a todas aquellas reparaciones que sean necesarias para conservar la vivienda en las condiciones de habitabilidad para servir al alquiler acordado, salvo cuando el deterioro sea imputable al arrendatario.

5. Obras del arrendatario:

El inquilino de la vivienda no podrá realizar, sin el consentimiento previo del propietario, expresado por escrito, obras que modifiquen la configuración de la vivienda o de los accesorios. En ningún caso el arrendatario podrá realizar obras que disminuyan la estabilidad o seguridad de la vivienda.

6. Tributación:

Los arrendatarios están obligados a pagar el correspondiente Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales.

Resumen
Se deroga la modificación de los alquileres recogida en el Real Decreto 21/2018
Título del post
Se deroga la modificación de los alquileres recogida en el Real Decreto 21/2018
Descripción
Hace unos días escribíamos un artículo titulado “Resumen de los cambios normativos en alquileres para 2019” que, aprobó el gobierno en el Real Decreto 21/2018 de 14 de diciembre. Sin embargo, pocos días después, este Real Decreto no se convalidó en el Congreso de los Diputados, volviéndose a aplicar la ley anterior, lo que puede suponer un quebradero de cabeza a todos aquellos que hayan firmado algún contrato de alquiler durante los días en los que ha estado vigente.
Autor
Editor
Ruiz Ballesteros
Logo editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: