Ajuar doméstico en el cálculo de una herencia

Si tiene usted que liquidar el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD) en las próximas fechas, sepa que el Tribunal Supremo se ha pronunciado acerca de cómo valorar el ajuar doméstico a efectos de este impuesto, el cual viene recogido en el artículo 15 de la Ley del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (LISD).

El mencionado artículo 15 viene a decir que: “El ajuar doméstico formará parte de la masa hereditaria y se valorará en el tres por ciento del importe del caudal relicto del causante, salvo que los interesados asignen a este ajuar un valor superior o prueben fehacientemente su inexistencia o que su valor es inferior al que resulte de la aplicación del referido porcentaje”.

Hasta la fecha, cuando se hacía el cálculo de una herencia, además de hacer inventario de todos los bienes y derechos del causante (fallecido), había que adicionar un valor en concepto de ajuar doméstico que no es otro que el tres por ciento del total de bienes, derechos y acciones del causante. Ello implicaba calcular ajuar doméstico a cosas que no tenía sentido alguno como el propio dinero o las acciones en bolsa, pues se supone que el ajuar son los bienes personales que no se describen en la herencia, pero suelen guardarse en algún inmueble (cuadros, ropa, mobiliario, utensilios personales, etc.).

En reciente Sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo Contencioso, de fecha 10 de marzo de 2020, este tribunal concluye que:

  • A efectos del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, el ajuar doméstico está integrado por los efectos personales y del hogar, utensilios domésticos y demás bienes muebles de uso particular del sujeto pasivo, excepto los bienes a los que se refieren los artículos 18 y 19 de la Ley del Impuesto sobre el Patrimonio.
  • El ajuar doméstico formará parte de la masa hereditaria y, en principio, se valorará en el tres por ciento del importe del caudal relicto del causante. No obstante, los interesados pueden asignar al ajuar un valor superior, en cuyo caso prevalecerá este. Ahora bien, la valoración del ajuar en el tres por ciento es una presunción “iuris tantum”, por lo que los interesados pueden probar fehacientemente su inexistencia o que su valor es inferior al que resulte de la aplicación del referido porcentaje”.

En conclusión, el concepto de ajuar doméstico, no definido en la ley, ni enumerado, no puede suponer sin más un porcentaje sobre la totalidad de los bienes de la herencia, sino sólo sobre aquellos que, conforme a la norma civil y fiscal, sean propiamente ajuar.

En los mismos términos se refiere el Tribunal Económico Administrativo Central cuando  en sentencia del 30 de septiembre de 2020 dice que “no es correcta la idea de que el tres por ciento del caudal relicto que, como presunción legal, establece el mencionado artículo 15 LISD, comprenda la totalidad de los bienes de la herencia, sino sólo aquéllos que puedan afectarse, por su identidad, valor y función, al uso particular o personal del causante, con exclusión de todos los demás”.

Además, el contribuyente no tiene que probar la calificación de los bienes por razón de su naturaleza, para que la Administración los excluya del ajuar doméstico. En otras palabras, sobre el dinero, títulos sobre acciones, derechos de autor, u otros bienes incorporales no se necesita prueba alguna a cargo del contribuyente, pues se trata de bienes que, en ningún caso, pueden integrarse en el concepto jurídico fiscal de ajuar doméstico, al no guardar relación alguna con esta categoría.

Ambos pronunciamientos tienen importantes implicaciones tanto en las autoliquidaciones que vengan a presentarse a partir de los mismos como en aquellas ya presentadas con anterioridad, eso sí, siempre y cuando no hayan prescrito, porque da la opción de recalcular el ajuar doméstico y solicitar devolución de ingresos indebidos por haber autoliquidado por importe superior al que procedía.

Resumen
Ajuar doméstico en el cálculo de una herencia
Título del post
Ajuar doméstico en el cálculo de una herencia
Descripción
El mencionado artículo 15 viene a decir que: “El ajuar doméstico formará parte de la masa hereditaria y se valorará en el tres por ciento del importe del caudal relicto del causante, salvo que los interesados asignen a este ajuar un valor superior o prueben fehacientemente su inexistencia o que su valor es inferior al que resulte de la aplicación del referido porcentaje”.
Autor
Editor
Ruiz Ballesteros
Logo editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat