Escisión parcial de sociedad con inmuebles – Impuesto sobre Sociedades

Exención en el Impuesto sobre Sociedades

Este artículo es algo más “especial” que los habituales, pues vamos a tratar de explicar una de las operaciones de reestructuración empresarial que son consideradas “complejas”, pero que bien realizadas pueden ahorrarnos gran cantidad de impuestos y al mismo tiempo conseguimos reorganizar nuestro patrimonio societario y personal.

Advertimos que cada caso debe ser tratado de forma única y especial, sin asimilarlo a alguno que nos pueda hacer pensar que es igual o parecido, pues normalmente los pequeños detalles marcan grandes diferencias.

Lo mejor es tratarlo con un ejemplo real:

Supongamos una “Sociedad A” integrada por dos socios, personas físicas, al 50% y ambos administradores solidarios, la sociedad se dedica a la prestación de servicios de asesoramiento financiero, siendo además titular de varios inmuebles.

Los socios quieren separar los inmuebles de la actividad de asesoramiento financiero.

Se pretende realizar una operación de reestructuración para que el traspaso de los inmuebles a una nueva sociedad tenga el menor coste “tributario” posible, es decir, que se pague la menor cantidad de impuestos al transmitir dichos inmuebles.

Tened en cuenta que lo normal en una transmisión (venta o cambio) de inmuebles es que se devenguen los siguientes impuestos:

  • Impuesto sobre la Renta de las personas físicas si los socios poseen una empresa patrimonial o Impuesto sobre Sociedades si es una empresa no patrimonial la que transmite los inmuebles.
  • Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) o Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP-AJD), dependiendo de si es primera o segunda transmisión del inmueble, de si está afecto a la actividad económica de la empresa o de si es posible renunciar, o no, a la exención del IVA.
  • Impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana (plusvalía municipal).

Es decir, que a poco que transmitamos uno o dos inmuebles, los impuestos pueden ser un impedimento absoluto para realizar esta operación, por ello, existe el régimen especial de operaciones de fusión, escisión, aportación de activos, canje de valores y cambio de domicilio social de una Sociedad Europea a otro Estado Miembro, que bien aplicado nos evita el pago de estos impuestos o de varios de ellos, si lo hacemos junto con la aplicación de otra normativa tributaria.

Pues bien, en el ejemplo relatado se optaba por realizar una escisión parcial con reducción de capital y amortización de acciones, trasladando todos los inmuebles de la mercantil por su valor neto contable a una “Sociedad B”, de nueva creación que recibiría los inmuebles y tendría idéntica composición accionarial, es decir, los dos socios personas físicas al 50%.

La Sociedad “A”, tras la operación, dispondría de todos los bienes afectos a la actividad de servicios financieros, esto es, mobiliario, ordenadores, software y personal experto en la materia, manteniendo además los clientes; mientras que la Sociedad “B”, la que se crea nueva, pasa a realizar actividad de arrendamiento de bienes inmuebles contando para ello con una persona contratada a jornada completa.

¿Cómo tributa entonces la operación en el Impuesto sobre Sociedades, en el IVA, en el ITP-AJD? Y ¿Cómo tributan los socios en su IRPF?

IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES:

La Ley del Impuesto sobre Sociedades (LIS), considera escisión parcial la operación por la cual: “una entidad segrega una o varias partes de su patrimonio social que formen ramas de actividad y las transmite en bloque a una o varias entidades de nueva creación o ya existentes, manteniéndose en su patrimonio al menos una rama de actividad en la entidad transmitente, o bien participaciones en el capital de otras entidades que le confieran la mayoría del capital social de estas, recibiendo a cambio valores representativos del capital social de la entidad adquirente, que deberán atribuirse a sus socios en proporción a sus respectivas participaciones, reduciendo el capital social y reservas en la cuantía necesaria, y, en su caso, una compensación en dinero.”

A su vez, la Ley 3/2009, de 3 de Abril, sobre modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles, establecen el concepto y los requisitos de las operaciones de escisión en el ámbito mercantil. Concretamente “se entiende por escisión parcial el traspaso en bloque por sucesión universal de una o varias partes del patrimonio de una sociedad, cada una de las cuales forme una unidad económica, a una o varias sociedades de nueva creación o ya existentes, recibiendo los socios de la sociedad que se escinde un número de acciones, participaciones o cuotas sociales de las sociedades beneficiarias de la escisión proporcional a su respectiva participación en la sociedad que se escinde y reduciendo ésta el capital social en la cuantía necesaria.”

Para más inri, “se entenderá por rama de actividad el conjunto de elementos patrimoniales que sean susceptibles de constituir una unidad económica autónoma determinante de una explotación económica, es decir, un conjunto capaz de funcionar por sus propios medios. Podrán ser atribuidas a la entidad adquirente las deudas contraídas para la organización o el funcionamiento de los elementos que se traspasan.”

Así pues, entiende la Dirección General Tributaria en muchísimas respuestas a consultas que los requisitos a cumplir para poder aplicar el régimen especial en operaciones de escisión parcial serían:

  • Que el patrimonio segregado constituya una unidad económica autónoma.
  • Que este patrimonio permita por sí mismo el desarrollo de una explotación económica, tanto en sede de la adquirente (Sociedad B) como en sede de la transmitente (Sociedad A).
  • Que la transmitente (Sociedad A), mantenga bajo su titularidad elementos patrimoniales que igualmente constituyan una o varias ramas de actividad.
  • Que la autonomía de la actividad venga motivada por la diferente naturaleza de las actividades desarrolladas (en nuestro caso el asesoramiento financiero y el arrendamiento de inmuebles).
  • Que exista una organización de medios materiales y personales diferenciados para cada actividad en sede de la entidad escindida (Sociedad A) con anterioridad a la realización de la operación.

En el ejemplo concreto, la empresa tenía inmuebles que eran fincas, garajes, naves industriales y apartamentos, pero no se determinaba una actividad económica diferenciada de forma evidente, al menos, tal y como la sociedad explicaba su situación y organización, ya que no parecía disponer de medios materiales y humanos necesarios para el desarrollo de la actividad de arrendamiento, por lo que, en principio, no podía aplicar el régimen especial en el Impuesto sobre Sociedades, de manera que, de realizar esta operación habría tributado por los beneficios obtenidos en la transmisión de los inmuebles, al no cumplir los requisitos establecidos en el mismo.

Al no ser de aplicación el régimen fiscal especial, habrá que acudir a lo señalado en el artículo 17 de la LIS que establece y valorar a “valor de mercado” los elementos patrimoniales transmitidos en virtud de una escisión total o parcial, integrando en su base imponible la diferencia entre el valor de mercado y su valor fiscal.

En próximos artículos trataremos el resto de impuestos que deben tenerse en cuenta en estas operaciones:

Jesús R. Ballesteros

Jesús es Economista y Abogado, estudió la licenciatura de Economía en la Universidad de Navarra, es Máster en Tributación por Garrigues, donde comenzó a trabajar en la oficina de Granada, pasó por otros dos despachos multinacionales de reconocido prestigio mientras estudiaba Derecho en Madrid, hasta que finalmente constituyó Ruiz Ballesteros Abogados y Asesores Fiscales a principios de 2006. Jesús es colaborador habitual de medios de comunicación cuando tratan temas empresariales, fiscales y jurídicos, como Radio Intereconomía en el programa “Foro Fiscal”, Cadena Ser y Ondacero. Doctorando en la Universidad de Granada con una Tesina titulada “Intercambio internacional de información tributaria y Paraísos Fiscales”, que defendió ante el tribunal correspondiente obteniendo el DEA en Derecho Financiero y Tributario con Sobresaliente. El título de su Tesina deja claro que ha profundizado como pocos en este ámbito del derecho, lo que le facilita el trabajo actual en fiscalidad internacional. Autor del libro “Cómo rentabilizar tu declaración de la renta” e ideólogo y desarrollador de la primera aplicación jurídica en España dedicada a la descarga de modelos de documentos legales, Paxtum. Profesor-Colaborador del Instituto Superior de Derecho y Economía (ISDE), para las materias de Derecho Mercantil y Derecho Financiero-Tributario, siendo así co-autor de los libros teóricos de ambas áreas y del libro de “casos prácticos” de Derecho Financiero-Tributario. Experto en el sistema tributario español, fiscalidad internacional y derecho societario-mercantil, habla inglés y es el Director de nuestra empresa, Ruiz Ballesteros Abogados y Asesores Fiscales.

2 comentarios en “Escisión parcial de sociedad con inmuebles – Impuesto sobre Sociedades

  1. Rocío Baz González says:

    Buenas tardes Jesús;
    Ante lo que dices se me plantea una cuestión. Imaginemos que una sociedad se está planteando la escisión para salvaguardar unos inmuebles de una ejecución, que como bien sabe será al valor del 50% de la deuda.
    Esta sociedad no tiene el dinero disponible para la transmisión de los inmuebles, que además están en arrendamiento.
    ¿Sería posible, realizar una escisión de solamente la actividad de alquiler para la empresa B, quedando las propiedades en la empresa A, y gravando el resto de los inmuebles para que, el banco no fuese a por el otro 50% de la deuda por los inmuebles que pretende ejecutar?

    Gracias.

    • Ruiz Ballesteros Abogados y Asesores Fiscales says:

      Estimada Rocío,

      En primer lugar gracias por leernos y por la pregunta.

      Los casos de reestructuraciones empresariales son, probablemente, de los más complejos que podemos encontrar en nuestro sistema tributario y casi siempre pueden ser interpretable de una u otra forma, incluso las respuestas que nos encontramos de la DGT son siempre abiertas para dejar cancha a que los inspectores de hacienda puedan decidir libremente sobre la operación una vez realizada.

      En el caso que planteas, con la poca información que tenemos de unas líneas, te diría: es importante que antes de realizarse la transmisión de los inmuebles puedas demostrar que existe actividad económica de arrendamiento de inmuebles en la empresa que va a sufrir la Escisión, si lees el caso concreto que hemos expuesto, no se consideraba que existía actividad económica previa, por lo que no se podía aplicar el régimen especial.

      Como posible, sí es posible realizar la escisión de la actividad, siempre que se cumplan los requisitos, tributariamente podríamos ver si se cumplen o no, pero en el caso que comentas se debe estudiar también las consecuencias jurídicas (civiles-mercantiles), es decir, dónde queda la titularidad de los inmuebles y la titularidad de las hipotecas; pero es que además, deberías contemplar no estar cometiendo un delito de alzamiento de bienes, recuerda que ahora las empresas también pueden cometer delitos. En el caso de realizar la transmisión de los bienes con el único fin de evitar su embargo y, por tanto, con el único fin de evitar pagar tus deudas, podrías estar cometiendo delito de alzamiento.

      Como ves, las posibilidades y consecuencias pueden ser muy variadas, recomiendo acudir a especialistas en esta materia si los tienes, y si no, pues nosotros mismos podríamos estudiar vuestro caso.

      Recibe un cordial saludo,

      Jesús Ruiz Ballesteros.

Deja un comentario