Tributación de las cantidades recibidas por las reclamaciones de gastos hipotecarios

Tras la tributación de las cláusulas suelo, llegan los Gastos Hipotecarios, y es que ahora sabemos que este tipo de gastos suponen un coste, que puede ser considerado abusivo para los compradores de inmuebles y, por tanto, reclamable en vía judicial.

Pero… ¿Qué implicaciones fiscales tendría esta devolución?, ¿Querrá Hacienda su parte del pastel? A lo largo de este post explicaremos la distinta casuística que puede darse con la devolución de Gastos Hipotecarios, en cuanto a su impacto tributario en la persona física.

La tributación de las cláusulas suelo ha quedado perfectamente regulada en el Real Decreto-ley 1/2017, de 20 de enero, de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo. Sin embargo, no ocurre lo mismo en el caso de los gastos hipotecarios, por lo que la tributación de este tipo de rendimientos puede estar sujeta a cambios en tanto en cuanto se publique alguna normativa al respecto.

Dicho lo cual, y con la información de la que disponemos a día hoy (septiembre de 2018), podemos afirmar que el mero hecho de recibir la devolución de los gastos hipotecarios, previamente reclamados a su entidad bancaria, no implica regularización alguna a efectos de la declaración de la Renta de las Personas Físicas.

Pero, al igual que ocurre con las cantidades recibidas por la cláusula suelo, los gastos hipotecarios serán objeto de regularización si en algún momento dichos gastos fueron deducidos en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, en cualquier tipo de rendimiento. Veámoslo más claro con algunos ejemplos:

  • Rendimiento del capital inmobiliario: si usted adquirió su vivienda, abonando los gastos hipotecarios de la misma y además esta vivienda le genera un rendimiento del capital inmobiliario por estar alquilándola a un tercero, usted no tendría que regularizar la cantidad que reciba en concepto de devolución de gastos hipotecarios, ya que, entre los gastos deducibles del rendimiento por alquiler, no se han debido incluir este tipo de gastos, por tanto al no haberlos deducido previamente no existirá la necesidad de regularización.
  • Deducción por adquisición de Vivienda habitual: en este caso hay que hacer un breve inciso y es que este ejemplo sólo afectará a aquellos sujetos que tengan derecho a aplicar tal deducción. Si ese es su caso, podrá deducir anualmente 9.040 euros, que deben estar perfectamente justificados con las cantidades abonadas al banco en concepto de préstamo hipotecario. En este caso, no procederá regularización alguna ya que las cantidades que se desembolsan anualmente como pago del préstamo hipotecario están formadas por principal más intereses, y al no incluirse en ellas los gastos hipotecarios no serían objeto de regularización.
  • Ganancias y Pérdidas Patrimoniales: En este caso debemos remitirnos al origen del rendimiento, donde dice la norma que “la determinación del importe de las ganancias o pérdidas patrimoniales que procedan de la transmisión, onerosa o lucrativa, de elementos patrimoniales no afectos viene determinada por la diferencia entre los valores de transmisión y de adquisición de los elementos patrimoniales”. Y en este punto reside la clave de este apartado, en el valor de adquisición.

Recordemos que el valor de adquisición generalmente incluirá los gastos hipotecarios abonados en el momento de la compra del inmueble. Por tanto, si hemos declarado en alguna declaración de la renta (de ejercicios no prescritos), una variación patrimonial derivada de la venta de un inmueble, es más que probable que tengamos que regularizar los valores declarados.

Aclaremos más aún: Si nos encontramos ante el caso hipotético en que el valor de adquisición de su inmueble ascendió a 210.000 euros y el de transmisión a 250.000 euros, la ganancia patrimonial declarada fue de 40.000 euros. Sin embargo si usted ha recibido la devolución de los gastos hipotecarios, que supongamos ascendían a 1.800 euros, su ganancia actualizada asciende a 41.800 euros (250.000 € – 208.200 €), con lo cual usted debería tributar ahora por la ganancia correspondiente a la diferencia que dejó de ingresar en su día, para lo cual deberá realizar una declaración complementaria.

Por último, habrá que tener en cuenta que todas las regularizaciones que se presenten a la Administración pueden suponer que ésta nos reclame intereses de demora e, incluso, iniciar un procedimiento sancionador contra nosotros, puesto que estaríamos ante un ingreso fuera de plazo y/o, en ocasiones, podría tratarse de declaraciones extemporáneas.

Como anunciamos al comienzo de este post no existe hasta la fecha ninguna norma concreta que regule este tipo de ingresos extraordinarios por lo que debemos quedar a la espera de que Hacienda asimile la tributación de las devoluciones obtenidas por reclamaciones de gastos hipotecarios a lo regulado en materia de cláusulas suelo, o a que publique nuevas directrices al respecto sobre las que podamos conocer a fondo la manera de proceder en el caso de recibir expedientes sancionadores que traigan causa de estas devoluciones, pues cuando menos, los expedientes sancionadores no deben proceder por cuanto traen causa de una devolución extraordinaria o de un pleito.

En cualquier caso, es importante analizar de forma exhaustiva e individualizada el caso de cada contribuyente ya que cualquier sujeto pasivo puede tener ciertas particularidades que a priori no destaquen pero que impliquen aspectos diferentes en la tributación, por lo que siempre se recomienda un estudio personalizado por un profesional competente en la materia para conseguir un asesoramiento óptimo.

Resumen
Tributación de las cantidades recibidas por las reclamaciones de gastos hipotecarios
Título del post
Tributación de las cantidades recibidas por las reclamaciones de gastos hipotecarios
Descripción
Los gastos hipotecarios serán objeto de regularización si en algún momento dichos gastos fueron deducidos en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, en cualquier tipo de rendimiento. Veámoslo más claro con algunos ejemplos:
Autor
Editor
Ruiz Ballesteros
Logo editor

Laura Mesa

Laura es Economista, Licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Europea de Madrid, ha vivido y trabajado como “accountant” en Londres durante 2 años, por lo que habla inglés perfectamente. Comenzó a trabajar en Ruiz Ballesteros en 2009 y posee el título de Máster en Asesoría Fiscal por la escuela de negocios de ESESA. Laura es experta en Derecho Fiscal y Contabilidad, dirige el control financiero y contable de todo tipo de empresas, incluyendo Multinacionales del sector de Telecomunicaciones. Inspecciones de Hacienda, informes tributarios o recursos ante la Hacienda española son parte de su día a día en Ruiz Ballesteros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.