Ventajas de tener un Grupo Fiscal entre mis empresas

En nuestro anterior artículo sobre el Grupo Fiscal hemos identificado cómo definirlo de acuerdo con los requisitos necesarios para conformarlo, a saber:

  1. Tener una participación de una empresa en otra, de forma directa o indirecta, de al menos el 75% (el 70% en empresas cotizadas).
  2. Tener la mayoría de los derechos de voto.
  3. Que se forme sólo con entidades residentes en territorio español.
  4. Que se solicite su aplicación de forma voluntaria

Pues bien, vistos los requisitos, ¿qué razones tendríamos para formar un Grupo Fiscal?

Ventajas del Grupo Fiscal

Veamos las ventajas tributarias principales que conseguiríamos al acogernos al régimen especial de tributación de consolidación fiscal.

1. Compensación de las bases imponibles negativas.

Probablemente la razón más interesante porque puede ahorrarnos mucho dinero si alguna de las empresas del grupo obtiene pérdidas (bases imponibles negativas). Este régimen especial supone la agregación de las bases imponibles de todas las sociedades del grupo. Al ser esto así, es posible compensar, en el mismo ejercicio, las bases imponibles negativas generadas por alguna o algunas de las sociedades del grupo, con las bases imponibles positivas obtenidas por otras.

Se permite por tanto el trasvase de pérdidas desde la sociedad que las ha generado, a la base imponible consolidada del grupo, lo que mejora nuestra tesorería conjunta de forma inmediata.

2. Diferimiento de los beneficios que se obtengan en operaciones intragrupo.

Otra ventaja del régimen de consolidación fiscal es que todas las operaciones intragrupo que hayan sido realizadas por las sociedades entre sí van a ver diferido el beneficio generado y, por tanto, no van a ser sometidos a tributación los beneficios obtenidos, hasta el momento en que dicho beneficio no sea realizado fuera del grupo, es decir, cuando se haya producido el resultado con un tercero ajeno al grupo.

Este diferimiento se opera con el mecanismo de las eliminaciones, que tal como establece la Ley del Impuesto sobre Sociedades (en adelante, LIS), se realizarán de acuerdo con los criterios establecidos en las Normas para la Formulación de Cuentas Anuales Consolidadas, aprobadas por el Real Decreto 1159/2010, de 17 de septiembre, siempre que afecten a las bases imponibles individuales y con las especificidades previstas por esta misma normativa.

Los resultados eliminados se incorporarán a la base imponible del grupo fiscal cuando así se establezca en las Normas para la Formulación de Cuentas Anuales Consolidadas, es decir, siguiendo los criterios del ámbito mercantil y contable.

La totalidad del resultado producido por las operaciones internas deberá eliminarse y diferirse hasta que se realice frente a terceros ajenos al grupo.

3. Deducciones y bonificaciones de la cuota íntegra del grupo fiscal.

Otra cualidad del régimen de consolidación que puede mencionarse es la referida a las deducciones en la cuota, ya que, si una deducción que se genera en una sociedad del grupo no podría aplicarse por insuficiencia de cuota, por ejemplo, si se tributase en régimen de tributación individual, si se va a poder aplicar si lo hace por el régimen de consolidación siempre que haya cuota suficiente en el grupo para ello, así las cosas, “Los requisitos establecidos para la aplicación de las mencionadas deducciones y bonificaciones se referirán al grupo fiscal.”

4. Retenciones e Ingresos a cuenta.

Otra característica ventajosa es la referente a la ausencia de retenciones e ingresos a cuenta, pues, de acuerdo con el artículo 128 LIS, que en su número 4 especifica que
“reglamentariamente se establecerán los supuestos en los que no existirá retención. En particular, no se practicará retención en:

Los dividendos o participaciones en beneficios, intereses y otras rentas satisfechas entre sociedades que formen parte de un grupo que tribute en el régimen de consolidación fiscal.”

Obviamente esto mejora también mucho el circuito monetario del grupo fiscal, pues aumenta el dinero disponible directamente en la caja.

5. No es necesario documentar las operaciones vinculadas.

Nos parece relevante, por el trabajo interno (o externo de asesores y abogados) que puede ahorrar, indicar que al existir grupo fiscal devienen innecesarias las obligaciones de documentar las operaciones vinculadas realizadas entre las empresas del grupo, pues al tributar de forma conjunta las bases imponibles negativas, con buen criterio, el legislador exonera de la obligación de documentación, así lo dispone el artículo 18 LIS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: